lunes, 8 de mayo de 2006

Entrevista en El Mostrador


Ex timonel PS Gonzalo Martner:
''Los que querían otra vez un PS homogéneo se equivocaron y perdieron''
por Susana Jaramillo
Quien fue apoderado de la lista de la diputada, Isabel Allende, en los comicios internos, asegura que la idea de la nómina del senador Camilo Escalona, de dividir al partido entre quienes eran leales y no a la conducción de la Presidenta, no tuvo mayor sentido en la campaña porque las bases comprendieron que ningún socialista puede oponerse a un gobierno de los suyos. Pese a que la lista de la diputada del Partido Socialista, Isabel Allende, no logró el 50 por ciento de los votos en los comicios pasados, uno de sus principales adherentes, el ex timonel socialista, Gonzalo Martner, asegura que con el 38 por ciento del apoyo forman un nuevo y potente espacio al interior de la colectividad. Al hacer un balance de la campaña, Martner considera que superaron bien el intento de la lista contrincante, encabezada por el senador Camilo Escalona, de tratar de mostrar que en el PS habían dos posiciones respecto a la incondicionalidad que el partido debe tener con la Presidenta de la República. "Pudimos sortear bien ese episodio", señala el dirigente, quien al mismo tiempo indica que si no es posible integrar la nueva mesa directiva, pues no comparte el ofrecimiento de Escalona de crear dos vicepresidencias para las minorías, harán sus propuestas desde el Comité Central o la comisión política del partido. Además, una vez más, niega que tengan interés es ser oposición a la gestión de Bachelet. "No estamos en ésa", asegura.
"Episodio poco atinado"
-¿Cómo queda el cuadro político en el PS después de estas elecciones que fueron polémicas por los temas que se pudieron en el debate?
-Yo creo que se superó bien el intento poco feliz de generar una reorganización interna de los que supuestamente apoyan a Bachelet y los que no. Pudimos sortear bien ese episodio poco atinado y al final quedó claro que el conjunto del partido no sólo apoya a la Presidenta de la República sino que también tiene la voluntad de seguir siendo un fiel representante de los intereses de los más subordinados de la sociedad chilena. Yo creo que fue un debate bastante áspero y que hay algunas personas a las que no les gusta respetar las reglas ni cumplir los compromisos, sin embargo el balance final es positivo y hay que esperar que se reúna el Comité Central para ver quién será el presidente y su mesa directiva.
-¿Usted comparte lo que dice la diputada Allende en el sentido de que en el CC pueden haber sorpresas y que incluso no sea elegido Escalona como presidente?. ¿Cómo se entiende eso, si el senador tendría casi 70 miembros de esa instancia sobre 108?
-Claro... bueno son las reglas del juego y se elegirá como presidente a quien tenga más votos, y si es Camilo, se le deseará que tenga un gran éxito en la conducción del partido y nosotros también haremos nuestro aporte desde las otras instancias que se den, es decir, desde la comisión política y del propio Comité Central.
Partido polarizado
-En estas elecciones se vio un partido polarizado, ya que si bien habían cinco listas, todo se centró en los dimes y diretes de Escalona y Allende. ¿Cómo ese esquema puede ayudar al gobierno de Bachelet?
-Para mí hay un grupo en el PS al que no se le olvidan las malas costumbres que alguna vez adquirieron, que tienen fanatismo de homogeneidad y que son incondicionales en términos de imponer, y eso es lo contrario de lo que el partido ha sido siempre. Eso lamentablemente se vio en estas elecciones, y esperemos que se borre de la retina de la gente porque no le hace bien al PS. Además, nuestra colectividad ha sido diversa, tiene respeto por las distintas opiniones que hay en su seno, tiene una gran riqueza ideológica y en ese plano hubo un fuerte apoyo para una propuesta de partido no homogéneo, diverso, amplio e integrador. Yo creo que los que quisieron volver a la fantasía del partido homogéneo se equivocaron y no tuvieron el apoyo que pensaban.
"Si quieren seguir aplastando a los demás..."
-Esta semana se debería constituir el Comité Central y se han presentado varios problemas para conformar una mesa, donde estén integrados los diversos grupos. ¿Algunos de su sector culpan a Marcelo Schilling de ello, usted comparte esta visión?
-Marcelo es uno de los que comparte esta fantasía del partido homogéneo y de excluir. Nosotros no somos una minoría sino que un componente que recoge las mejores tradiciones del socialismo chileno y, bueno, se equivoca Marcelo si cree que así se puede apoyar mejor a la Presidenta Michelle Bachelet. Lo que nosotros queremos es un partido vivo, integrador, que apoye... Y si ellos quieren seguir aplastando a los demás, allá ellos...
-Si finalmente no se llega a ningún acuerdo para que ustedes ingresen a la nueva mesa directiva, ¿en qué tipo de oposición se convertirán?
-Nosotros no seremos oposición sino que expresaremos nuestros puntos de vista desde cualquier instancia del PS. No estamos en un afán de torpedear la gestión de nadie, porque lo principal es buscar una conducción que permita que la colectividad pueda subir la votación que obtuvo en las elecciones pasadas. Entonces, nuestro objetivo es ése y el 38 por ciento de militantes que nos apoyó en estas elecciones está muy conciente de eso y comparte nuestro diagnóstico y propuestas para levantar al partido.